Jesús Creations Producciones

Videos, Homenajes, Resumen del Sevilla FC, rueda de prensa, noticias deportivas, futbol en general


1 comentario

¿AHORA NO HAY POR QUÉ, SR. MOU?

Me gusta JOAQUIN CAPARRÓS cuando en rueda de prensa estalla y advierte a los abrazafarolas y lameculos del Real de Madrid que por qué no le preguntan sobre el gol mal anulado que su equipo le hizo al club de Don Floren. Un dos a cero que, tal como estaba discurriendo el encuentro, estaríamos hablando de otras cosas y las televisiones no se despacharían a gusto sobre la feliz remontada. Mientras proyectan la imagen de la jugada en cuestión, se regodean que si el gol debía de haber subido al marcador, antes existe un penalti no señalado que provoca tal jugada. Siempre existen excusas para salir airoso del lance, porque los tiene bien enseñado Don Floren para que todo transcurra como quiere. El inmerecido campeón de invierno hoy es el principal objetivo, como siempre, de toda una corte de aduladores y lamepasillos del Bernabeu que hacen su labor para auparlo a las alturas, a la espera de aquel que dicen que es MAS QUE UN CLUB, venga y le tosa sustrayéndole los sueños de grandeza que los mimosos y superprotegidos tienen.

Porque si le hacen un marcaje férreo y como se debe a Cristiano Ronaldo, el asunto se lleva casi a los tribunales y los paparazzi merengues despliegan toda una secuencia de las muchas entradas que le hicieron al portugués, para que en otros partidos el trencilla de turno vaya con cuidado. Mientras, las entradas del mayor descelebrado del fútbol, Pepe, que se despacha a gusto en los encuentros y sale casi siempre de rositas, se analicen desde otra perspectiva muy distinta.

Porque al sr. Mou se le permite todas las licencias habidas y por haber, sacar papelitos durante el encuentro y desarrollárselos a sus jugadores como si se tratara de un partido de baloncesto. ¡AY, SI LO HICIERAN OTROS!. Pero lo del portugués raya el esperpento, mientras su teatral actuación es motivo para que la corte de lameculos y aduladores le otorgue la medalla de gran profesional y de otras lindezas que con profusión de adjetivos le brinda.

¿AHORA NO HAY POR QUÉ, SR. MOU?

Fco. Borrego